Argentina Open: El caso Trungelliti, el apoyo de los jugadores argentinos

13 Febrero 2019 / 13:00

Hace algunos días, explotó su termómetro interno y largó todo porque, según sus declaraciones en el diario LA NACIÓN, “No tiene ningún sentido seguir jugando así, con la cabeza quemada”. El tenista implicado es Marco Trungelliti.

A raíz de su denuncia por corrupción y arreglo de partidos, en la que el jugador no formó parte, su vida dentro del mundo del tenis, se volvió un calvario.

Estuvo alejado de las canchas y decidió regresar a Buenos Aires para jugar la clasificación. Perdió con Gianessi en el primer partido y sostuvo: “Mi concentración duró 25 minutos”. Además de no poder jugar, el santiagueño expone que lo tratan de “buchón” o “topo” porque con los datos que aportó en su denuncia, los investigadores de la TUI (Unidad de Integridad del Tenis), luego de casi dos años, encontraron culpables a tres tenistas argentinos (Kicker, Coria y Heras) que ya fueron sancionados.

“La bomba explota porque el arreglador de partidos, me escribió desde su teléfono personal, en el que figuraba su número. Cuando yo le hice la captura y se la envié a la TIU, ellos accedieron a ese dato clave. ¿Qué pasó? La TIU cruza números en su base de datos y vio que Federico Coria, Nicolás Kicker, Patricio Heras y unos cuantos más que ya estaban siendo investigados por ellos, habían tenido contacto y mensajes con el número de esta persona. Y ahí empieza a saltar todo”, detalló Trungelliti.

Esta denuncia, generó repercusiones sobre todo en los tenistas argentinos que, en el Argentina Open pudieron explayarse al respecto y muchos salieron a bancarlo.

El primero fue el correntino Leo Mayer. El yacaré sin dudarlo afirmó: “Lo banco a morir. Yo voy a la guerra con el” señalando claramente de qué lado está de la situación. “El jugador que entra que se joda. Hay que aguantársela”, finalizó el 51° del mundo que confesó que está con mucha bronca.

Otro argentino que se expidió al respecto fue Guido Pella, ex campeón de Copa Davis (Trungelliti fue sparring de ese equipo) luego de ganar su partido ante Cerúndolo. El bahiense fue contundente: “Hizo lo que hay que hacer. Lo quisieron contactar, él fue, denunció y me parece perfecto”.

También, Federico del Bonis se sumó a la defensa de Trungelliti con quién tiene una gran relación desde jóvenes “Me parece bien que se apegue al reglamento para no sufrir ninguna consecuencia”. Además agregó “Me parece lo correcto y yo hubiese hecho lo mismo”.

A mediados de junio de 2018, Federico Coria fue suspendido por dos meses y multado con US$ 5000 por no informar que le habían ofrecido arreglar partidos en el Future de Sassuolo, en 2015. Aunque el informe indicó que no aceptó el soborno, según la TIU, “infringió el reglamento anticorrupción” al no denunciarlo. El 19 de junio, la TIU suspendió a Kicker por tres años y lo multó en US$ 25.000 al declararlo culpable por haber arreglado un partido en el Challenger en Padua, Italia, en junio de 2015, y otro en el de Barranquilla en septiembre de ese mismo año. Meses más tarde, el 3 de septiembre, Heras fue castigado con una suspensión de tres años y una multa de 25.000 dólares por haber cometido “delitos”, entre ellos, arreglar un partido en el Challenger de Barranquilla de 2015.