Panorama 3 (de Tarde)

Desarticularon dos bandas en el marco de 33 allanamientos

4 julio 2017 / 18:28

En el marco de 33 allanamientos llevados adelante por personal de distintas fuerzas policiales de Santa Fe se logró desarticular dos bandas, conocidas como “de los Lichis” y “del Chino Luis”, que se dedicaban a cometer delitos violentos, entre ellos robos calificados y entraderas en la zona de Rosario, Gran Rosario y se presume que también actuaban en el norte de la Provincia de Buenos Aires. Los allanamientos fueron ordenados por las fiscales de la causa, Valeria Haurigot y Cecilia Brindisi. En los procedimientos participaron 250 efectivos policiales. Hubo un total de 13 detenidos con antecedentes, algunos con pedido de captura por homicidio, y se logró el secuestro de armas, dinero en efectivo y material probatorio.

El ministro de Seguridad de la provincia de Santa Fe,. Maximiliano Pullaro aseguró que se trataba de “bandas muy importantes que cometieron diferentes delitos violentos, robos calificados y entraderas” y destacó que “para nosotros es muy importante haber llegado con este operativo en el día de hoy porque encontramos los elementos suficientes para llevarlos a audiencia imputativa”.

Según explicó Pullaro se trató de “una operación muy importante. A las 4 de la mañana concentraron diferentes equipos tácticos de Gendarmería Nacional, Policía De Investigaciones (PDI), Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y de grupos de operaciones especiales de otros departamentos, un total de 250 uniformados con 60 vehículos que llevaron adelante distintas órdenes de allanamiento en la provincia de Santa Fe y en la provincia de Buenos Aires”.
La investigación, que llevaron adelante Haurigot y Brindisi con apoyo y colaboración de PDI y de la sección de inteligencia de PDI.

Con respecto a la investigación, Haurigot explicó que “se inició hace aproximadamente 3 meses a partir del golpe a la distribuidora Tyna y luego se fueron sumando, a raíz de diferentes medidas investigativas, otros hechos delictivos y el tiempo que demora en determinar cuáles eran esos hechos en relación al cotejo con las denuncias vigentes, con labores de oficio que habían ingresado por Comando Radioeléctrico, con actuaciones que ingresaron a la fiscalía, y de esa manera se pudo armar lo que sería un mapa de cómo operan estas bandas que es lo que va a llevar la fiscalía a conocimiento de la justicia”.

En tanto, Brindisi afirmó que, según información que maneja la fiscalía, se cometieron “por lo menos 8 hechos de los cuales no se descartan otros más” y agregó que “es una banda en la que actúan aproximadamente 20 personas donde utilizan una logística, es decir, hay un intercambio de inteligencia en el lugar, intercambio de datos, gente que aporta desde adentro como entregadores por lo cual esto hace que se puedan manejar como bandas complejas”.

“Estamos hablando de golpes que tienen logística en cuanto a uso de vehículos, intercambio de vehículos en el desarrollo del hecho. Se usó más de un vehículo, armas, mascaras. También uniformes policiales y de empresas de diferente tipo para dar una apariencia de legitimidad a la presencia de ciertas personas en determinados lugares”, dijo Haurigot.

Con respecto a cómo obtenían los datos, Haurigot detalló que “algunos trabajaban en la empresa al momento de la entrega del dato y otras ya no, pero es muy próximo para saber en todos los casos si hay entregadores. En Tyna no es ese el caso donde tenemos ahora el entregador, pero es una investigación en trámite y compleja” y agregó que la investigación “todavía no ha sido imputada con lo cual hay un resguardo investigativo que es importante mantener”.

Otras de las posibilidades que investigaron Haurigot y Brindisi están relacionadas al “lavado de activos” y agregó que “la investigación tuvo en cuenta la logística y preparación del golpe, la realización del golpe, pero también que es lo que sucede con los activos que se logran a partir de la comisión de estos delitos que son redituables. Esto tuvo que ver también con un entrecruzamiento a través de información de AFIP, perfil patrimonial, en donde lo que buscamos es saber también como reingresa ese dinero al circuito legal”