Elecciones, big data, redes sociales y afinidad política

11 de agosto 2017 / 8:15

El procesamiento de grandes volúmenes de datos a través de algoritmos (big data) permite reconocer la afinidad de los usuarios de las redes sociales con los candidatos de las elecciones y está cada vez más cerca el momento de predecir los resultados de un comicios con mayor precisión que las encuestas, afirmó un especialista en métricas digitales.

“Hace algunos años estaba el problema de la representación, porque había fuerzas con mucha presencia en las redes como Cambiemos y otras que tenían mucha presencia en el territorio pero que sus seguidores no estaban en las redes. Ese escenario se está modificando y creemos que lo que se ve en Facebook y Twitter se acerca cada vez más a la realidad”, señaló Guillermo Vagni, director del sitio politicosenlasredes.com, en diálogo con Télam.

Para la medición que realizan en su iniciativa de tendencias electorales se usan “las expresiones de usuarios únicos en Twitter y Facebook geolocalizados en el escenario electoral” que se desea medir.

La misma tecnología excluye a los bots –algoritmos programados para simular la acción humana a través de una cuenta y generar tráfico hacia un tema– y los trolls que, siendo usuarios reales, actúan para atacar a otros o imponer la fuerza ideas.

Sobre casos particulares, el experto en métricas digitales sostuvo que junto a su equipo constataron un crecimiento de los candidatos de Izquierda, que disputan y hasta superan por momentos las mediciones de “usuarios únicos afines” de otras fuerzas políticas.

Sin embargo, el sitio aclara que los porcentajes de intención de voto expuestos relevan solo las expresiones ocurridas en Twitter y Facebook, que pueden claramente no corresponderse con los resultados finales de una elección.

En este punto, el objetivo es solo reflejar tendencias y comportamientos de la comunicación política de campaña, en el terreno de las redes sociales.

Sobre las tácticas utilizadas por los equipos de campaña, Vagni explicó que aquellos que “van atrás de los realmente pioneros en el uso de estas tecnologías creen que la cuestión es estar en más redes”.

En realidad, “deben estar presentes, pero además tienen que poder generar estrategias, estar en detalles importantes”, aclaró el especialista.

En este sentido, precisó que actualmente las herramientas de análisis permiten saber qué pieza publicitaria impacta más en qué horario, en qué red, a qué objetivo, y establecer las interacciones.

A la hora de establecer estrategias, puso como ejemplo el éxito que consiguió Cambiemos en 2015, cuando Mauricio Macri y María Eugenia Vidal apostaron “más que ningún otro candidato a Facebook”, la red social que cuenta con más de 2.000 millones de usuarios activos.

“Cambiemos es una fuerza que trabaja con Facebook, una plataforma que tiene más alcance y penetración. Asimismo, ofrece una gran microsegmentación que permite llegar a cada público y cuenta con 28 millones de cuentas activas en Argentina contra las 11 millones de Twitter. Así tuvieron una gran ventaja”, explicó.

Además, Vagni afirmó que los argentinos hablan “mucho de política en la previa de elecciones” pero que, “en lo cotidiano, ese tema es poco significativo en cuanto a audiencia”.

Y agregó: “Se genera más por la entrega de los Oscars o la final de la Copa América de fútbol. Sin embargo, el cierre de campaña de 2015 sí fue muy activo, solo comparable con la renuncia de Lionel Messi a la selección argentina”.

Esta comparación también coincide con la realizada por Ernesto Calvo, profesor en ciencia política de la Universidad de Maryland, quien señaló que los usuarios de redes sociales en Argentina están menos activos en temas políticos si se comparan sus interacciones con las que se generaban en la campaña presidencial de 2015. En la última semana, Calvo trazó comparaciones entre la actual campaña para las Paso y la de las elecciones presidenciales de 2015 y afirmó que en la actualidad “las redes sociales están bastante más desinfladas”.

“En 2015 se activó muchísimo a la gente con temas políticos. En esta ocasión, quizá porque es más fragmentaria, porque hay menos polarización, vemos redes sociales más desinfladas”, aseveró Calvo, autor de trabajos premiados en múltiples ocasiones por la American Political Science Association.

En este marco, consideró que los bots “fueron muy importantes en la campaña anterior pero –con el tiempo– los políticos entendieron que están en la periferia”.

Fuente: Diario El Ciudadano