Buenas Noticias

En Echesortu, el club El Cóndor reabrió sus puertas a puro pulmón

28 febrero 2017 / 8:40

Como un ave que reparó sus alas para volar, el club Cóndor abrió sus puertas tras 10 años de un futuro incierto. Desde hace unos meses, la nueva comisión directiva puso de pie la institución y los vecinos solidariamente pusieron el hombro para restaurar sus instalaciones y volver a ofrecer lo que originariamente fue: una referencia para barrio Echesortu en actividades culturales, sociales y deportivas.

El 31 de mayo de 1945, un grupo de vecinos de Echesortu le dieron vida al Club Social Cultural Deportivo Cóndor ubicado en Cafferata 1477. Su historia se nutrió de esfuerzos compartidos entre la comunidad y los socios, cuando hace una década atrás fue usurpado por un particular que lo alquilaba como salón de fiestas. Lo hizo en forma privada y no le ofreció algún beneficio a su entorno. Tampoco los vecinos tuvieron acceso a la institución, hasta que 23 de octubre del año pasado, tras meses de gestiones se logró recuperar el club para el uso público.

Tras una convocatoria a elecciones en las que se presentaron dos listas, la actual comisión cuyo presidente es Mariano Perrén se propuso relanzar un club “inclusivo donde la solidaridad y el trabajo por el bien común sean moneda corriente”.

La idea es concreta: duplicar los actuales 140 socios a través de una campaña por demás de atractiva: quienes se sumen al Cóndor pagarán tan sólo una cuota “simbólica” mensual de 30 pesos para desarrollar cualquier actividad sin pagar un plus.

Y desde el mes que viene, están anunciadas las clases de Taekwondo, patín, fútbol infantil, yoga, guitarra y danzas españolas. También se podrán usar sus instalaciones para actividades recreativas.

Quienes además quieran colaborar con materiales para la construcción, elementos deportivos y electrodomésticos también serán bienvenidos.

“Todo es voluntario y en equipo. Se han levantado paredes y recuperando lo que siempre fue: un club de barrio abocado a los vecinos”, apuntó Eugenia Codari, integrante de la comisión directiva.

La joven narró todo el periplo que tuvieron que atravesar para recuperar “las llaves” del Cóndor. Un año de gestiones que ahora dieron sus frutos. El mes próximo, la Municipalidad les otorgará el libro de actas para poder asociar mas interesados.

El club cuenta con un patio de entrada, el comedor-cocina, escenario otro cuarto y luego un gran patio donde se darán la mayoría de las actividades deportivas. Tiene una capacidad para unos 300 socios. “Lo que sobra son ganas y hay mucho trabajo solidario”, destacó Codari. La experiencia se multiplica. La semana pasada, los socios participaron de lso carnavales del barrio en la plaza Buratovich donde manejaron el buffet. Y van por más.

Antecedentes

Como el Cóndor, otros clubes de barrio atravesaron la experiencia de haber sido recuperados por los vecinos. Un de ellos, es el club Intercambio Evaristo Carriego, también de Echesortu. El Casiec está en Eva Perón 4760, tiene más de 80 años y 500 socios que pagaban hasta el año pasado 40 pesos mensuales. Después de una década de agonía donde sus instalaciones quedaron muy deterioradas, los socios y vecinos lo pusieron de pie. Ahora hasta cuenta con la posibilidad de desarrollar deportes adaptados.

En octubre de 2015, Bella Vista vio renacer al Club Atlético Francisco Godoy, tirado al olvido por 15 años y recuperado por la comunidad, como ya había ocurrido en zona oeste con los clubes El Luchador y Federal.

Fuente: Lucas Ameriso, Diario La Capital