Primera edición

Estrenos de Cine de la Semana

Con cinco nuevas películas se renueva la cartelera de cines de la ciudad. “Alien: Covenant”, la sexta entrega de la saga dirigida por Ridley Scott, se posiciona como la propuesta más convocante. También llegan la comedia italiana “Perfectos Desconocidos”; el thriller de acción “El Gran Golpe”, con Bruce Willis; el drama “Nadie nos Mira”, dirigido por la rosarina radicada en Nueva York Julia Solomonoff; y el drama juvenil estadounidense “Si No Despierto”.

 

“Alien: Covenant”, sexta entrega de la saga iniciada en 1979 por Ridley Scott, sobre una de las criaturas más famosas del cine fantástico y creando esa experiencia aterradora muy eficaz, que renovó el género. Es la tercera dirigida por él después de fallida “Prometeo” (2012).

El film se sitúa cronológicamente antes de los hechos narrados en “Alien: El Octavo Pasajero”, la primera de la saga. El equipo enviado a un remoto planeta en el extremo de la galaxia con la nave colonizadora: Covenant, descubre lo que aparenta ser un verdadero paraíso, pero es en realidad un peligroso mundo.

La saga “Alien” está ahora compuesta por seis películas. Las cuatro primeras partes, “Alien: el octavo pasajero” (Ridley Scott, 1979), “Aliens” (James Cameron, 1986), “Alien 3” (David Fincher, 1992), “Alien: resurrección” (Jean-Pierre Jeunet, 1997), se sucedieron en orden cronológico, con Sigourney Weaver en cada una de ellas interpretando a Ripley, la heroína que se enfrenta a la bestia.

“Prometheus” (2012), que supuso el retorno de Scott al mando de la saga, lanzó una nueva serie de filmes dedicados al xenomorfo, esa criatura extraterrestre espeluznante creada por el diseñador suizo HR Giger. El objetivo era contar, antes de los acontecimientos que ya se conocen, el origen del Alien. Esta película decepcionó a los fanáticos por falta de sensaciones fuertes, con un Alien casi ausente en la pantalla.

En el papel de la heroína que resistirá a la bestia, Katherine Waterston (“Steve Jobs”, “Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos”), tras el clásico papel de Sigourney Weaver. Michael Fassbender (“Shame”, “X-Men”), quien se destacó en “Prometheus”, repite en dos roles de androides antagonistas.

Lo que intenta proponer “Alien: Covenant”, es el regreso a los orígenes y a la naturaleza de la franquicia: diez años después de la aniquilación de la tripulación de la nave Prometeo, los pasajeros de la Covenant (a quienes interpretan Michael Fassbender, James Franco, Katherine Waterston, y Damian Bichir, entre otros) despiertan en un planeta en apariencia benigno, donde reciben un pedido de socorro. El descubrimiento del nuevo mundo conduce a los excursionistas a toparse con los restos de la nave en la que viajaba David (Fassbender, otra vez, que desdobla su rol entre el viejo androide y el nuevo y clónico Walter), así como a padecer el acecho de una para ellos desconocida pero para el espectador muy familiar raza de alienígenas.

Así, esta pelicula hace de puente argumental y de tiempo entre “Prometeo” y “Alien: El Octavo Pasajero” para abordar una vez más el adrenalínico temor nacido del choque de civilizaciones. Los críticos exigentes, de todas maneras, ya hacen oír quejas por una historia tibia y meramente continuista, nada extraterrestre, una inofensiva incursión en un mundo colonizado hace rato.

Ridley Scott, vigorosamente activo a sus 79 años, ha entregado en una rápida seguidilla de films con “Prometeo”, “El Abogado del Crimen”, “Éxodo: Dioses y Reyes” y “Misión rescate”, y este año arrancó como productor de la serie Taboo, con Tom Hardy. Por si fuera poco, ya habló de una secuela de Covenant, Alien: awakening, que cerraría la actual trilogía–precuela, e incluso de una trilogía posterior de la que sólo hay conjeturas.

Michael Fassbender trabaja por tercera vez con Scott después de “Prometeo” y “El Abogado del Crimen”, acercándose a la alianza que el director labró con Russell Crowe, con quien filmó cinco películas. Lo de Fassbender también es incansable: tras su debut en “300” (2006) hace sólo una década, su currículum no para de crecer. “Alien: Covenant” supone para él una simple parada interestelar entre la ya estrenada en Estados Unidos “Song to song”, de Terrence Malick, y la próxima “The Snowman”, policial de Tomas Alfredson basado en el libro de Jo Nesbo.

 

“Perfectos Desconocidos”, comedia italiana del director italiano Paolo Genovese, que trae a la mesa un tema de debate, como cuánto confiamos en las personas que queremos y que tenemos al rededor: amigos, familia, parejas, nosotros mismos ¿Sabemos todo de ellos? ¿Es sano tener algún que otro secreto guardado para uno mismo?

Récord de taquilla en Italia, y con una remake española en marcha en manos de Alex de la Iglesia, “Perfectos Desconocidos” sigue a un grupo de amigos que se encuentran para cenar en la casa de uno de ellos y deciden participar de un arriesgado juego: poner sus celulares sobre la mesa y compartir los mensajes y llamadas que cada uno de ellos reciba durante la noche.

El film de Paolo Genovese, escrito por él junto a otros ¡cuatro! guionistas, acompañará el derrotero del grupo durante la particular experiencia. Al principio todo es risas y chistes, pero a medida que avance la velada, los mensajes y llamadas sacarán a la luz los secretos de los distintos integrantes del grupo. Además ahonda en las relaciones personales a través de las nuevas formas de comunicación, mostrando una cena en la que los comensales comienzan a confesar los mensajes que reciben al cabo del día, desvelando sus secretos más inconfesables.

Ganadora del premio a la Mejor Película en los David de Donatello. La cinta también acaparó el premio al Mejor Guión, obra del propio Genovese y de Filippo Bologna, Paolo Costella, Paola Mammini y Rolando Ravello. El elenco lo integran Giuseppe Battiston, Anna Foglietta, Marco Giallini, Valerio Mastandrea.

Se dice que en las noches de eclipse lunar cosas extrañas pasan, la gente cambia,  algunos temas salen a la luz, luego de pasar un tiempo en las sombras, para dar paso a una nueva etapa. En esa situación, un grupo de viejos amigos (tres parejas casadas y un divorciado) se juntan para cenar. Para hacer algo distinto proponen un juego inocente: dejar los móviles encima de la mesa para que estén al alcance de todos, de forma que todos los mensajes, whatsapps, mails, llamadas y demás conexiones online sean expuestos. No debería suponer ningún problema para tantos años de amistad y de matrimonio, salvo que tengamos algo que ocultar. Sin embargo cuando la noche avanza se dan cuentan que son completos desconocidos.

 

“El Gran Golpe”, thriller de acción donde Bruce Willis, Christopher Maloni y Dave Bautista cruzan sus caminos en un asalto violento, donde conspiraciones, asesinatos y un grupo de ladrones armados hasta los dientes y con complejo de Robbin Hood, que según se anticipa, está cargado de acción y giros inesperados.

Un grupo de ladrones de élite comienza a robar bancos sin dudar en cometer asesinatos, pero siempre donan el botín a la caridad. El agente Montgomery del FBI empieza a seguirles el rastro y se da cuenta de que están tratando de dejar mensajes. Para colmo, el director de uno de los bancos los está encubriendo. Poco a poco, se evidencia que detrás de todos los golpes hay algo mucho más grande.

Cuando el banco de Cincinnati es víctima de un golpe maestro que deja un gran saldo de muertos y un faltante de 3 millones de dólares, el agente especial del FBI Jonathon Montgomery (Meloni) comienza una investigación que lo guía hacía Jeffrey Hubert (Willis), presidente del banco y propietario de un pasado turbulento que lo empuja a ocultar información sensible para el caso.

Pero las cosas se ponen aún más intensas e interesantes cuando el destino del dinero robado aparece como donación en una fundación benéfica y los verdaderos motivos de los asaltantes comienzan a salir a la luz. ¿Es dinero lo que busca este equipo comando o su objetivo va más allá?

El Gran Golpe es una apuesta ambiciosa del director Stephen C. Miller (“Extraction”) llena de acción y emoción que promete dejar al espectador al borde del asiento.

Completan el elenco Lydia Hull, Texas Battle y Adrian Grenier y producida por Lionsgate y dirigida por Stephen C. Miller.

 

“Nadie nos Mira”, drama ambientado en la ciudad de Nueva York, dirigido por la rosarina Julia Solomonoff, donde un promisorio actor argentino sufre la soledad de sentirse extranjero y emocionalmente huérfano cuando -a causa de un desamor- decide vivir allá para intentar cambiar el rumbo de su carrera, pero debe hacer todo tipo de changas para sobrevivir en un espacio que lo excluye.

Radicada en Nueva York desde 2009, la directora de “Hermanas” y “El último verano de la Boyita” se basa para este filme en sus propias vivencias de extranjería cuando -a fines de los ’90- estudió cine en la Columbia University y en aquel entonces, para vivir en esa ciudad cosmopolita, tuvo que realizar muchos trabajos diferentes como cuidar bebés ajenos y servir mesas en distintos restaurantes.

“La película se nutre mucho de la experiencia de amigos a quienes se les venció la visa y quedan encerrados. Si salen, no pueden volver y ya tienen todas sus cosas allá. Quedan aferrados a la idea de que su éxito es estar viviendo en Nueva York y hacen unos sacrificios enormes sólo por estar ahí”, explicó Solomonoff, quien actualmente da talleres teórico-prácticos de dirección de cine en la Columbia University y en la New York University, que dirige Spike Lee.

Protagonizado por Guillermo Pfening, que ganó por su labor el Premio al Mejor Actor en Tribeca, el nuevo filme de Solomonoff ensaya un retrato de la soledad de los inmigrantes en Nueva York, a través de las vivencias de Nico, un argentino que deja su exitosa carrera como actor de telenovelas y se muda allá con la promesa de un rol en una película y la ilusión de empezar de nuevo, pero se ve obligado a busca cualquier trabajo con tal de aguantar y no abandonar su sueño.

Con Elena Roger, Rafael Ferro, Marco Antonio Caponi y Mirella Pascual, está coproducción entre Argentina, Colombia, Brasil y Estados Unidos cuenta con un elenco multicultural y diverso de países como Colombia, Brasil, España, Francia y El Líbano para abordar temas como la identidad, la inmigración y el desarraigo.

Mientras suma frustraciones en castings para pequeños roles donde nunca cuaja debido a que no es lo suficientemente morocho para ser el tipo de latino que buscan, Nico se gana la vida trabajando de mozo y cuidando al bebé de una amiga argentina radicada en la ciudad, e intenta adaptarse sin éxito a un ambiente donde -a pesar de su necesidad de afecto y reconocimiento- ya nadie lo mira como lo miraban en Buenos Aires.

 

“Si No Despierto”, es un drama juvenil estadounidense, basado en el bestseller internacional de Lauren Oliver, la autora de Delirium, Pandemonium y Requiem.

Samantha Kingston (Zoey Deutch) se despierta el viernes 12 de febrero como en cualquier día. Ella tiene una vida confortable, con amigas incondicionales y una relación con el chico de sus sueños.

Ese viernes debería ser un día más, pero no lo es: es el último día del resto de su vida. Sam se despertará una y otra vez en la mañana del viernes y volverá a vivir la misma jornada hasta que se dé cuenta de que en su mano está realizar cambios minúsculos que supondrán diferencias enormes para sí misma y para su pequeño mundo. Un mundo que incluye bullying, suicidio y la amistad ante todo.

La película está protagonizada por Zoey Deutch, Halston Sage, Logan Miller, Kian Lawley, Elena Kampouris, Cynthy Wu, Medalion Rahimi.

La película dirigida por Ry Russo-Young ahonda en una suerte de mística paranormal que parece congeniar muy bien con el público juvenil al que apunta. De hecho, el fenómeno tiene sus orígenes en la novela juvenil “Before I Fall” (2010), un best seller que ha recibido elogios de, por ejemplo, Jay Asher, el creador de “Thirteen Reasons Why” (el libro, no la serie que hoy por hoy está en boca de todos). Un dato que ayuda a entender esas conexiones medio espirituales del mundo adolescente.

Leo Deangelis