Primera edición

Estrenos de Cine de la Semana

Seis estrenos de cine renuevan la cartelera semanal en Rosario. “El Planeta de los Simios: La Guerra”, tercera parte de esta franquicia; y “El Pampero”, con la vuelta al cine de Julio Chávez, son los títulos que sobresalen. También estrenan la de terror “Conjuros del Mas Alla”; la producción nacional “Vuelo Nocturno”; la comedia italiana “La Hora del Cambio” y el drama finlandés “El Otro Lado de la Esperanza”.

 

“El Planeta de los Simios: La Guerra”, tercera parte de la franquicia que arrancó en 2011 con “El Planeta de los Simios: Evolución” y siguió en 2014 con “El Planeta de los Simios: Confrontación”. Protagonizada por Andy Serkis y Woody Harrelson, y dirigida por Matt Reeves, el film plantea el supuesto enfrentamiento final entre el ejército de monos genéticamente evolucionados que lidera César (Andy Serkis) y las huestes humanas que conduce el despiadado Coronel encarnado por Woody Harrelson.

La guerra es el último paso que les queda y la que determinará, a sangre y fuego. Caesar y los simios son forzados a enfrentarse a muerte con el ejército humano liderado por un despiadado Coronel. Luego de que los simios sufran grandes pérdidas, Caesar lucha con sus oscuros instintos y comienza el camino para vengar a su especie, enfrentandose cara a cara con el Coronel en una pelea que determinará el destino de ambas especies y del planeta.

El elenco incluye además, por el lado de los simios, a Steve Zahn como Simio Malo, un chimpancé común que vivía en un zoológico antes del brote de la gripe Simian y fue un ermitaño antes de unirse al grupo de César; Judy Greer como Cornelia, la esposa de César, quien luego muere en manos del comando Alpha-Omega que lidera el Coronel; Karin Konoval como Maurice, un sabio y benevolente orangután de borneo, amigo y consejero de César; Terry Notario como Rocket, un chimpancé común que es la figura del hermano de César; Ty Olsson como Rojo, un gorila de las tierras bajas occidentales que se cruzó de bando y ahora sirve al Coronel para derrotar a César; Aleks Paunovic como Winter, un gorila albino occidental de las tierras bajas que se pasó de la tribu de César a la del lado del Coronel por temor; Max Lloyd-Jones como Ojos Azules, el hijo mayor de César y Cornelia, quién muere también por el comando Alpha-Omega; Sara Canning como Lake, una chimpancé común en la tribu de César, que también fue compañera de Ojos Azules y más tarde, cuidadora de Cornelius; Devyn Dalton como Cornelius, el hijo menor de César y Cornelia, y hermano menor de Ojos Azules.

Cabe destacar el destacado trabajo fílmico llevado a cabo con la técnica conocida como captura de movimiento, utilizada en toda la trilogía para dar vida a estos simios digitales que compiten de igual a igual con el trabajo de los actores de carne y hueso. Los actores que dan vida a los simios, por su parte, no sólo ponen su voz sino todo su cuerpo, en actuaciones muchas veces muy arriesgadas, al punto de que ya se está hablando de una categoría en los Oscar para este tipo actuaciones.

El ejército de humanos, por su parte, suma a Gabriel Chavarría (neoyorquino hijo de inmigrantes hondureños) como Predicador, un soldado que trabaja bajo el mando del Coronel en Alpha-Omega, y Amiah Miller como Nova, una audaz y amable niña huérfana muda que el orangután Maurice adopta como su hija.

Esta nueva trilogía relata cómo los simios se apoderaron de la Tierra antes del film original “El planeta de los simios”, que dirigió Franklin J. Schaffner en 1968 y protagonizó Charlton Heston.

La crítica internacional, en general, ha considerado “El planeta de los simios: La Guerra” como un prodigio visual que sirve de extraordinario colofón a una trilogía que, desde el principio, mostró que los detalles autorales no tenían por qué estar reñidos con el entretenimiento.

Si bien “El planeta de los simios: (R) Evolución” estuvo dirigida por el británico Rupert Wyatt, ya se notaba allí alguna intención de trascender la mera espectacularidad pochoclera. Con la siguiente, “Confrontación”, pero especialmente con “La guerra”, ambas dirigidas por el estadounidense Matt Reeves, esta intención parece duplicarse con un alto nivel metafórico que está por encima de las explosiones y las persecuciones y que reflexiona sobre el destino de una humanidad que, en apariencia, parece ir camino a su propia destrucción.

Valgan como ejemplos las claras referencias a “Apocalypse Now” y a otros clásicos tanto del cine bélico como del western y la significativa obsesión del villano encarnado por Woody Harrelson en construir un muro planetario que separe a los humanos de los monos.

La historia logra, además, sorprender, cautivar y emocionar al espectador con diálogos mínimos, por momentos como si se tratara de una película muda, con los simios comunicándose entre ellos con lenguaje de señas.

El personaje de César, en tanto, se ha vuelto más fascinante y complejo. Cuesta verlo, como al resto de los monos, como criaturas digitales construidas en base al movimiento. El nivel de detalle que captan los primeros planos de sus gestos es realmente asombroso y conmueve como nunca antes.

También el personaje de Harrelson es un deleite amenazante, que tiene muchas más capas de las que se pueden ver a primera vista.

Y así los demás personajes, a los que la cámara del director nunca abandona y dota de notable dignidad y empatía con el espectador.

 

“El Pampero”, producción nacional que marca el regreso de Julio Chávez al cine, tras varios años. Escrita y dirigida por Matias Lucchesi, con Pilar Gamboa y Cesar Troncoso, el talentoso actor interpreta a un amante de la navegación en el Delta del Tigre.

Un hombre, acorralado por una enfermedad terminal, decide alejarse de todo y encara un viaje en su antiguo velero, repleto de provisiones, para refugiarse en medio de la naturaleza. Una chica que huye de un crimen que dice no haber cometido lo hará cambiar el rumbo. Ayudarla a escapar de las garras de un guarda costas necesitado de compañía será su última oportunidad para sentirse vivo por última vez.

Chávez regresó al cine (su anterior película había sido “El Otro”, de Ariel Rotter) bajo la dirección de Matías Lucchesi, realizador del premiado film de 2014 “Ciencias Naturales”. El rodaje se realizó en los meses de febrero y marzo en el Delta del Tigre, y algunas escenas en Buenos Aires. El elenco principal se completa con Pilar Gamboa (“El incendio”) y el uruguayo César Troncoso (“XXY”, “Infancia Clandestina”), Ignacio Toselli, Germán de Silva y Alvin Astorga. El guión fue escrito por Gonzalo Salama y el propio Lucchesi.

En El Pampero, un hombre (Chávez) y una mujer (Gamboa), que nunca se han visto antes, viajan en un velero. Él sólo sabe que lo espera su destino al final del viaje. Ella huye de un crimen que dice no haber cometido. No tienen nada que perder. Sólo los contiene el río y la esperanza de la libertad si logran llegar al otro lado. Pero, en el camino, un guardacosta (Troncoso) interviene para complicar sus planes. La película, producida por Tarea Fina, cuenta con el apoyo del INCAA.

 

“Conjuros del Mas Alla”, thriller de terror canadiense dirigido por Jeremy Gillespie y Steven Kostanski, y protagonizado por Aaron Poole y Kenneth Welsh.

En un camino apartado, un policía solitario encuentra a un hombre herido y lo lleva al hospital más cercano. Cuando una extraña amenaza le impide salir del hospital, el policía y un grupo de locales se atrincheran dentro, creyendo estar seguros, sin saber que allí se ocultan fuerzas oscuras a punto de desatarse.

Jeremy Gillespie y Steven Kostanski, ambos son veteranos en el terreno del maquillaje y el diseño de arte. “The Void” tal es el título original del film, que podría traducirse como “El vacío”, comienza cuando este policía encuentra al joven herido en la ruta, lo lleva al hospital de la zona, sin saber que será el principio del desastre. Hay un infierno. Esto es peor.

El elenco se completa con Daniel Fathers, Kathleen Munroe, Ellen Wong, Mik Byskov, Art Hindle, Stephanie Belding, James Millington, Evan Stern y Grace Munro, entre otros.

“Conjuros del Más Allá” se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Sitges con muy buenas críticas. Para muchos, la película se erige entre un homenaje al terror moderno de ambientación lovecraftiana, una obra de terror cósmico con un ambiente de horror intangible, en donde la raza humana es tan pequeña que ni siquiera logra comprender las fuerzas que en verdad rigen nuestro mundo. Y, mucho menos, cambiarlo o luchar contra eso.

 

“Vuelo nocturno”, film nacional del director Nicolás Herzog. Una serie de audios que Antoine de Saint-Exupèry le envió al cineasta Jean Renoir durante 1941, son el punto de partida para reconstruir la relación amorosa que estableció el escritor y aviador francés con las “princesitas argentinas” Edda y Suzzane Fuchs, protagonistas del capítulo “Oasis” de su libro Tierra de Hombres e inspiradoras de su obra cumbre “El Principito”.

La película cuenta una historia de amor imposible e inspiradora, ambientada en la década de 1930 entre Antoine de Saint-Exupèry y una francesita litoraleña que vivía en una suerte de castillo de hadas. Pero también es un homenaje a un mito fantástico que forjó la historia de la ciudad en la que creció el director, Concordia, Entre Ríos. La historia del palacio San Carlos tiene ribetes fantasmagóricos. Nunca se supo demasiado sobre el paradero de su primer dueño -el francés Edouard Demachy, quién construyó el castillo en 1888 y luego desapareció dejando la casa intacta-, ni tampoco sobre los pormenores de la accidentada visita de Saint-Exupéry a mediados de 1930, cuando era director de la Aeroposta Argentina (antecedente inmediato de Aerolíneas Argentinas) y se vinculó con las hijas de la familia francesa Fuchs Valón, que alquilaba el palacio.

Eran dos jóvenes de 10 y 15 años, que Saintex describiría a su vuelta a Francia en un artículo publicado a fines de 1932 como las “Princesses d´ Argentine“. Ese artículo, antesala del capítulo “Oasis” de su libro Tierra de Hombres, y sobre todo la narración que hace de ellas años después en una serie de grabaciones que le envió a su amigo Jean Renoir, nos hacen suponer que el germen de lo que después sería su obra cumbre “El Principito“, está allí, en esa historia.

Y esa es la hipótesis que sostiene la película. O, al menos, la premisa, el dispositivo, la excusa en la que deambula la trama.

Nicolás Herzog nació en Santa Fe pero vivió gran parte de su infancia y adolescencia en Concordia. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación. Trabajó varios años como productor de comerciales. En 2006 dirigió el telefilm “Blues Maestro” y en 2010 “Orquesta Roja”, su primer largometraje, con el que obtuvo varios premios. Ese año fundó Rumba Cine, productora con la que colaboró en varios documentales. En 2015 dirigió la serie 3D. Tres Décadas de Democracia para Canal Encuentro. Actualmente trabaja en la preproducción de “La sombra del gallo”, su ópera prima de ficción. Vuelo Nocturno es su tercera película.

 

“La Hora del Cambio”, comedia italiana donde el dúo cómico formado por Ficarra y Picone dirige, escribe y protagoniza esta. Los vecinos empiezan a tener problemas con la gestión del nuevo alcalde y no se lo piensan dos veces en demostrarlo. Los dos protagonistas de la cinta, cuñados del alcalde, tendrán las cosas difíciles cuando tengan que elegir bando.

Los vecinos del pequeño pueblo siciliano de Pietrammare viven acostumbrados al caos que conlleva “saltarse la ley”, pero están hartos. Las carreteras tienen socavones, el tráfico es insufrible, la basura se acumula en las aceras y no hay día que un vecino no pise un excremento de perro. Tampoco les falta un gran puerto… sin barcos, y una fábrica altamente contaminante. Pero parece que ha llegado la hora del cambio: en las elecciones, un nuevo alcalde ha salido victorioso y viene con la firme intención de cumplir todo su programa electoral.

La película fue considerada la comedia del año en Italia. Además del dúo cómico de Ficarra y Picone, cuenta con la participación actoral de Vincenzo Amato, Tony Sperandeo y Antonio Catania, entre otros.

El tema de la película es algo vigente en cualquier sociedad. La mala gestión de los ayuntamientos puede llevar a la ruina cualquier pueblo. No obstante, cuando la sociedad se acostumbra a no cumplir la ley, cualquier cambio que suponga un esfuerzo puede suponer un gran problema. Y de esto va ‘La hora del cambio’, de las quejas del pueblo por la falta de leyes, pero que no dudaráen protestar cuando lleguen estas. La doble moral humana.

 

“El Otro Lado de la Esperanza”, drama finlandes, dirigida por Aki Kaurismäki (“Luces al Atardecer”, “El Havre”). La historia presenta a un joven refugiado sirio, escondido a bordo de un carguero de carbón, que huyendo de los horrores de la guerra, llega a Helsinki. Durante el largo camino hacia Europa, ha perdido a su hermana, que era su única familia. Sin papeles y rápidamente señalado como una amenaza, su apariencia sucia y descuidada no le favorece a la hora de encontrar un lugar donde dormir. Perdido en ese país desconocido, la vida del joven se cruza con la del propietario de un restaurante, que acaba de separarse de su mujer, y que podría ayudarle a mejorar su situación.

Cuenta con un reparto formado por Sakari Kuosmanen (“Divorcio a la Finlandesa”), Ilkka Koivula (“Eila”), Janne Hyytiäinen (“Almas perdidas en la ciudad”), Tommi Korpela (“La casa de las mariposas negras”), Kati Outinen (“Playa del futuro”) y Ville Virtanen (“Bad Family”), entre otros.

Dos destinos se cruzan. Wikhström, de 50 años, decide cambiar su vida y abrir un restaurante. Khaled es un joven refugiado sirio que llega a la capital finlandesa por accidente. Una tarde, Wikhström se lo encuentra en la puerta de su restaurante y, emocionado, decide ofrecerle su ayuda. Pero el sueño del joven es encontrar a su hermana, quien también huyó de Siria.