Fein pidió otra vez al Concejo facultades especiales para subir el valor del boleto

6 Diciembre 2018 / 09:00

La intendenta Mónica Fein pidió al Concejo otro año de facultades especiales sobre la tarifa del transporte urbano. La jefa municipal pretende una prórroga por un año de la potestad para trasladar a los usuarios hasta el 90 por ciento del costo real del boleto. La mandataria envió esta solicitud en conjunto con el presupuesto 2019 y la ordenanza general impositiva para el año próximo. Esa facultad, acordada el año pasado entre el Frente Progresista y Cambiemos, permitió al Ejecutivo en 2018 elevar el precio del viaje un 88 por ciento. Y resta un incremento adicional para lo que resta de diciembre, atado al último estudio de costos aún no aprobado por el Ente de la Movilidad.

Para el oficialismo, extender esta potestad para la Intendencia es clave ya que el año próximo estará atravesado por los tiempos electorales y así se evita que se debata el asunto en las comisiones y el recinto del Concejo.

Y además se le da algo de certidumbre al nuevo sistema de transporte urbano en un contexto inflacionario y de retiro de subsidios nacionales, con aportes provinciales aún no definidos.

Todo en medio de la transición hacia el nuevo sistema, con nuevos operadores, unidades cero kilómetro, distintas modalidades de recorrido y tarifa horaria que la gestión Fein prometió tener totalmente operativo en el primer semestre del año próximo.

La concejala socialista Verónica Irizar, presidenta de la comisión de Presupuesto y Hacienda del Palacio Vasallo, confirmó que el Ejecutivo solicitó un año de prórroga a la facultad de trasladar hasta el 90 por ciento del costo del boleto a los pasajeros.

“Fue enviada esa solicitud junto al presupuesto 2019 y la ordenanza general impositiva”, precisó la edila, flamante precandidata a intendenta por el Partido Socialista.

En la estratégica comisión que preside Irizar el Frente Progresista tiene mayoría, cuatro firmas sobre siete, para darle despacho a esta iniciativa y a la proyección de gastos y recursos para el año próximo.

Pero en el recinto, el interbloque oficialista tiene sólo 9 bancas sobre 28 ediles. Ese escenario obliga a la coalición gobernante a buscar acuerdos con otros bloques para sacar la norma.

En mayo pasado cuando se aprobaron las facultades especiales para Fein, el Frente consiguió el apoyo clave de la bancada de Cambiemos, que con sus 9 ediles es la primera minoría del cuerpo.

La norma estableció que el municipio podía “efectuar una actualización para reducir la diferencia hasta el 10 por ciento” entre el costo real y la tarifa que pagan los usuarios. “Esta facultad regirá hasta el 31 de diciembre de 2018”, agregaba el texto.

La ordenanza 9.413 modificó el espíritu de la norma que había impulsado tres años atrás el concejal justicialista Osvaldo Miatello. Aquella norma habilitó al Ejecutivo a actualizar “de manera automática” la tarifa del transporte “en los meses de marzo y septiembre de cada año, respetando lo estipulado en el estudio de costos elaborado por el Ente”.

Pero los ediles le fijaron además un tope a ese ajuste. “La adecuación tarifaria en ningún caso podrá superar la variación que, para el semestre anterior establezca el índice de salarios elaborado mensualmente por el Indec”, planteaba la normativa anterior.

Esa iniciativa le quitó al Concejo la facultad de discutir la tarifa del transporte, el principal servicio público que presta el gobierno municipal, pero le fijó límites para atenuar el impacto en los asalariados.

Este año ese tope se redujo al mínimo y le permitió al Ejecutivo subir la tarifa un 88 por ciento, cuando la media salarial se incrementó un 25 por ciento hasta septiembre, según el Indec. Una brecha de 63 puntos porcentuales.

Y todavía el Ejecutivo está habilitado, por el ajuste trimestral, a subir otra vez la tarifa antes de que termine el año, una vez que el Ente de la Movilidad apruebe su último estudio de costos.

(Fuente: La Capital)