Juicio a Los Monos: 280 audios en audiencia de 7 horas

1 Diciembre 2017 / 08:00

El juicio a Los Monos continuó este jueves con el sargento Ariel Lotito sentado y preparado para continuar con su declaración. Sin embargo, a raíz de un cambio de estrategia de la Fiscalía, no pronunció palabra. En la séptima jornada de audiencias, Lotito se sentó y durante más de siete horas escuchó los 280 audios de las intervenciones telefónicas que allá por 2013 realizó la División Judiciales, donde era el coordinador de la Brigada Operativa, la que llevó el peso del caso que se inició con el crimen de Martín “Fantasma” Paz y derivó en la megacausa por asociación ilícita que hoy tiene a 25 imputados en el banquillo. Los fiscales dividieron las escuchas en bloque; intentarán probar que se pudo identificar a cada uno de los acusados que habla en los audios, las actividades económicas, las armas, los homicidios (cinco de ellos se juzgan en este proceso) y los bienes que que le atribuyen a la banda.

La intención de los acusadores, representados por los fiscales Luis Schiappa Pietra y Gonzalo Fernández Bussy, fue que los abogados defensores no pudieran interpelar al testigo tras cada uno de los audios, sino que luego de que se expongan en su totalidad (300 minutos) los abogados de los imputados tengan la posibilidad de interrogarlo, explicaron voceros de la Fiscalía.

Esta decisión ocasionó casi media hora de debate al comienzo de la jornada con los abogados defensores. El primero fue Carlos Varela, quien argumentó que los audios no eran necesarios debido a que ya estaban interpretados en cada uno de los informes que los acompañan, lo que llevaría a una reinterpretación de la grabación. El tribunal presidido por el magistrado Ismael Manfrin, y también integrado por sus pares Marisol Usandizaga y María Isabel Mas Varela, no hizo lugar al pedido debido a que consideró que el tema se había saldado en el debate del miércoles. A su vez, el defensor Fausto Yrure complementó la objeción con el pedido de que sólo se pasaran las intervenciones telefónicas cuyo informe complementario estuviese firmado por el sargento Lotito. Con respecto a esta cuestión, los magistrados consideraron pertinente la introducción de la prueba en su totalidad y a media mañana comenzó la maratón de escuchas.

Como contraposición a la jornada del miércoles, donde la locución del sargento Lotito fue la protagonista, en esta jornada el testigo y ex coordinador de la Brigada Operativa de la División Judiciales no habló. Sólo miró al operador sacar más de medio centenar de CDs de sus sobres, anunciarlo, reproducirlo, para luego guardarlo.

Voceros de la Fiscalía explicaron que esas 280 escuchas, algunas que tienen fecha antes del asesinato del Claudio “Pájaro” Cantero (ocurrido el 26 de mayo de 2013 como supuesta venganza del crimen de Paz) y después, están agrupados por bloques que buscan acreditar la asociación ilícita que se le imputa a la banda, los cuales se dividen en: la identificación de cada uno de los imputados que habla en los audios, la relación con los policías (trece uniformados están sentados en el banquillo y otros dos firmaron juicios abreviados), las actividades económicas, las armas y los bienes que posee la banda. A su vez, en un apartado están los homicidios, pero los voceros de la Fiscalía no descartaron que algunas de las escuchas que se reprodujeron también tengan relación con alguno de los crímenes por el que se los acusa a la banda, que serán juzgados en este mismo proceso, pero desde febrero próximo. “La intención de los fiscales es mostrar toda la prueba y que el testigo luego pueda hablar. Esta prueba también será acreditada con otros testigos de distintas disciplinas”, indicaron las fuentes judiciales.

En base a esa estrategia, Lotito estuvo sentado delante de una mesa en la que sólo había un micrófono y un vaso de agua hasta las 13, cuando se realizó un receso. Para esa hora había terminado la cuarta etapa de las 15 previstas y para la tarde faltaban otros 200 audios.

En ese marco, la Fiscalía dijo que las escuchas que se pasaron en la audiencia del jueves “comprueban, entre otras cosas, la identidad de las personas que hablan en cada uno de los audios que se reprodujeron”. La primera escucha que se reprodujo en la audiencia tuvo que ver con la identificación de cada una de las voces y reproduce un diálogo entre Leandro “Gordo” Vilches, a quien sindican como el acopiador de armas de la banda y partícipe secundario del crimen de Diego “Tarta” Demarre, y un gestor automotor. Éste le pregunta a Vilches el nombre completo de su madre y a nombre de quién iría el auto que obtendría. En el audio, se escucha la voz responder que su madre se llama Susana Estela Alegre y luego reveló el número de documento de la mujer para aclarar su nombre completo y DNI.

Para este viernes se espera que Lotito pueda dar la explicación de las escuchas y también será el turno para que los abogados defensores pregunten y analicen la credibilidad del testigo en base a la prueba presentada. Durante la jornada de miércoles habían cuestionado duramente su idoneidad como intérprete de escuchas, es decir para asignarle un nombre a cada voz. Voceros judiciales indicaron que la semana próxima será el turno de dos profesionales de acústica forense, quienes hablarán sobre el peritaje científico que se realizó de las escuchas.

FUERTE CUSTODIA PARA EL SARGENTO

El sargento Ariel Lotito comenzó su testimonio este miércoles al mediodía y como su presentación se extenderá hasta este viernes, la Fiscalía envió una nota al jefe de la Policía de Santa Fe, José Luis Amaya, para que se extremen las medidas de seguridad con respecto al testigo. “Existe un protocolo de seguridad para todos los testigos de la Fiscalía, pero a raíz de esta situación –que su testimonio se extiende durante tres días– hubo un refuerzo”, explicaron las fuentes.

PULLARO, DE INSPECCIÓN

El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro realizó este jueves al mediodía una visita de inspección al edificio del Centro de Justicia Penal y resaltó que todo el operativo de seguridad viene tal como fue planificado desde mucho tiempo antes de que se iniciara el juicio.

“Seguimos atentamente cada una de las cosas que están pasando aquí para que todo salgo como estaba previsto”, dijo el ministro y destacó el acompañamiento del Poder Ejecutivo en este momento clave de la justicia de la provincia de Santa Fe.

Con respecto a la visita al edificio de Sarmiento y Virasoro, Pullaro explicó que recorrió las instalaciones del subsuelo y supervisó la cantidad de efectivos. “Vemos el juicio con mucha expectativa. Tuvimos una banda que tuvo mucha impunidad, y mucho poder criminal y hoy están en el banquillo de los acusados. Esperemos que rindan cuentas por los delitos y los crímenes que cometieron”, dijo Pullaro.

Fuente: El Ciudadano