Once heridos de bala y 16 por uso de pirotecnia

02 enero 2018 / 7:30

El 2018 arrancó con menos heridos que los reportados durante la última fiesta de Navidad, pero con más que en la misma celebración del año pasado. Según los datos registrados por la Municipalidad, el festejo de Año Nuevo terminó con 27 personas lesionadas: once de ellas por disparos de arma de fuego y dieciséis por pirotecnia, de los cuales nueve fueron menores. En cuanto a las infracciones de tránsito más graves, doce ameritaron el acarreo de los vehículos al corralón, nueve de ellas por alcoholemia positiva. Ese número representó casi la tercera parte de los 25 rodados que también por consumo de alcohol al volante habían terminado remitidos al galpón municipal durante la llegada del 2017.
En una conferencia de prensa, ayer por la mañana el secretario de Salud Pública, Leonardo Caruana, y el de Seguridad y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrín, trazaron un balance de lo que dejó el festejo por la llegada del 2018 en materia de heridos e infracciones, así como de los operativos encarados durante la noche y la madrugada por más de cien agentes municipales y efectivos de la Unidad Regional II.

En términos generales, los funcionarios calificaron los resultados de esos procedimientos como “positivos”, ya que coincidieron en que la festividad terminó “sin incidentes graves” y “con registros de heridos en la vía pública menores a los de Navidad y años anteriores”.

Turrín contó que anteanoche se llevaron adelante “unas 200 intervenciones” en el tránsito, “con el saldo de 12 remisiones al corralón municipal, nueve de ellas por alcoholemia positiva y el resto por irregularidades en documentación y elementos de seguridad”.

Pruebas de narcolemia, en cambio, no se practicaron, porque a criterio del médico que participó de los operativos “no fue necesario”. En cuanto a la pirotecnia, una problemática que viene teniendo menor incidencia año tras año en la ciudad, pero que tiempo atrás supo ser grave, Turrín precisó que se concretaron “cuatro mil secuestros de artefactos” por medio de veinte intervenciones en la vía pública, tanto en comercios formales, como en puestos de vendedores ambulantes.

Aun así, y a pesar de que hubo un registro menor al de Nochebuena y el comienzo de años anteriores, la manipulación de esos elementos causó heridas a dieciséis personas, nueve de ellas niños, detalló el secretario de Salud Pública.
“Se mantiene el porcentaje habitual, sin necesidad de internación por lesión de mayor jerarquía”, afirmó Caruana, aunque también detalló que entre los heridos hubo “dos adultos con lesiones mayores”.

De ellos, uno quedó internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez y el otro en el Centenario. El funcionario señaló que uno de los heridos sufrió una lesión en una mano y el otro una herida en un ojo. En cuanto a los accidentes de tránsito, Caruana evaluó que se viene dando “una disminución de heridos, con menos casos que el año pasado y que en Navidad”. En rigor, la cifra fue de “diez casos leves”, el 60 por ciento de los cuales tuvo a motos involucradas en los siniestros.

Desafortunadamente, entre la noche del 31 y las primeras horas de ayer también hubo once heridos que ingresaron a distintos hospitales de la ciudad por disparos de arma de fuego. La violencia se cobró incluso cuatro vidas (ver sección Policiales).

La cantidad de personas que resultaron heridas durante el festejo de este Año Nuevo superó en un 30 por ciento a la misma fecha del 2017. En cambio, los números quedaron por debajo de los que arrojó la celebración de la última Nochebuena. Ayer también se registraron muchos menos accidentes de tránsito que durante Navidad: fueron 10 contra 29. En los operativos se secuestraron 4 mil artefactos pirotécnicos.