La Vidriera

Prosumidores: la Provincia abre la posibilidad de generar energía eléctrica a partir del consumo

29 Junio 2018 / 11:00

Convertirse en “prosumidor”, es decir generar energía y ser consumidor a la vez es la nueva propuesta para lograr un uso energético más sustentable. Y eso es lo que se está intentando implementar en la Provincia de Santa Fe.

Roberto Bisso es director provincial de Energías Renovables, y dialogó esta mañana con La Vidriera donde comentó que se trata de una iniciativa que tiene dos años, y ya que suma 200 prosumidores en todo el territorio provincial, quienes hoy están produciendo energía e insertándola en la red de suministro de la Provincia.

“Es un trabajo interesante que hemos hecho con los consumidores y los proveedores de energía”, señala Bisso y agregó que ahora el desafío esta puesto en hacer más fácil la posibilidad de ser prosumidor. Esto por medio de un trabajo que se realizó de segmentación de distintos perfiles de “prosumidores”, así es como se diferencia a bares, de comercios y PyMES, clubes barriales y organizaciones sociales territoriales, y los prosumidores de la industria, y de los consorcios de edificios, y los máximos, que son aquellas empresas que tienen que contratar a la Empresa Provincial de la Energía una potencia adicional dado a su gran demanda energética. “Los que son ahora consumidores, pueden pasar a ser también productores”.

Entre los beneficios que se adquieren al ser prosumidor, está el del ahorro en el costo de la factura, y de ser, por supuesto, más eficientes energéticamente hablando.

El sistema funciona de manera que el Estado paga lo que el usuario produce, pagando cuatro veces el costo mismo de esa energía, y eso es lo que genera un ahorro en el usuario.

Por este motivo y para facilitar la instalación de los equipos necesarios para convertirse en prosumidor, se lanzó una línea de créditos, presentada en el día de ayer, fundamentalmente para comercios y hogares, con una tasa baja que asciende al 9,75%. Los mismos serán otorgados por el Banco de Santa Fe, no siendo sustentado con fondos de esa entidad financiera, sino que los mismos son puestos a disposición por la Provincia. Bisso aclara que el costo varía en función de lo consumido, y de ese consumo se define asimismo el equipo necesario a instalar para convertirse en prosumidor.

A modo de ejemplo del ahorro que significaría, una persona que consume entre 400 y 500 Kilowatts tiene una factura aproximada de 2100 pesos, esa persona tendrá la posibilidad de tener un equipo con una potencia de 2 Kilowatts. Si paga 2100 pesos, con una generación normal de energía inyectada a la red produciría el equivalente a 2600 pesos, significando un superávit de 500 pesos sobre su factura de luz. Ese ejemplo fue tomado considerando un hogar promedio.