EXPLICARON ASPECTOS DE LOS CERCOS ELÉCTRICOS

En la reunión semanal de la comisión de Planeamiento especialistas brindaron detalles sobre su funcionamiento a partir de proyectos presentados respecto a los mismos. Presidió la reunión realizada este lunes 26, en el Anexo “Alfredo Palacios” la titular de la comisión de Planeamiento, María Fernanda Gigliani, con la participación, en algunos casos presencial, y en otros a través del sistema Zoom, de Roy López Molina y Agapito Blanco, de Cambiemos; Jesica Pellegrini, de Ciudad Futura-FSP; Verónica Irizar, del bloque Socialista; Fabrizio Fiatti, de Creo, y Alejandro Rosselló y Carlos Cardozo, de Juntos por el Cambio.

Al inicio del encuentro, y a través de Zoom participaron Esteban Jäger, de una firma especializada en el tema cercos eléctricos, y Guillermo Valls, integrante de la Cámara Argentina de Seguridad Electrónica,  se refirieron  a aspectos de los citados  elementos, a partir de sendas iniciativas, por una parte de los concejales López Molina y Blanco, y por otra de Pellegrini, Pedro Salinas, Caren Tepp y María Luz Olazagoitía, de Ciudad Futura-FSP, para regular en un caso y prohibir los cercos, en el restante.

Jäger precisó que “hace 25 años que están homologados, cumplen las normas Iram y no hay antecedentes de fallecimiento, siempre que se cuiden los estándares internacionales”.

Por su parte Valls  coincidió en que “tienen casi 25 años y vienen del uso rural en ganadería, que tienen 60 años ” y precisó la necesidad que se respeten “las condiciones de uso”.

Al historiar el tema Valls indicó que “hay una resolución, la N 9.928/98, que alcanza a todos los artefactos eléctricos, desde una ficha a otros, pero exceptúa a microondas, planchitas de pelo y cercos eléctricos, porque tienen normativa particular de carácter específico”  y en tal sentido precisó que en el caso de los cercos es la normativa IEC 60335-2-6, que a su vez tiene diferentes anexos y modificaciones.

Detalló posteriormente que “si se lo quisiera fabricar hay que realizar un ensayo previo para verificar que es seguro eléctricamente, hay laboratorios disponibles y se hace el ensayo correspondiente” y luego se efectúan revisiones bianuales.

De igual modo indicó que se establece la corriente máxima que puede circular para que no exista fibrilación y  sobre la guía de instalación, si es sobre un muro, sobre rejas o un alambrado perimetral, en el caso de una industria que comprenda una manzana. En cuanto a las alturas remarcó que se colocan a entre 2,2 y 2,4 metros.

Resaltó también que “si se cumplen las normativas no causa daño, ya que son impulsos de bajísima corriente, que provoca un rechazo instantáneo al contacto con el cuerpo”.

Acotó Jäger que “la gente no se puede quedar pegada porque es bajo el amperaje”.

La concejala Gigliani y el edil López Molina, agradecieron a los invitados y ratificaron la potestad del cuerpo respecto a la regulación de la instalación de los cercos eléctricos, en el marco del Reglamento de Edificación

Consultó asimismo el edil López Molina qué ocurre en aquellos casos de personas con marcapasos o con afección cardíaca, y en tal sentido, precisó Valls que “sobre los marcapasos no hay daño” e insistió en que si se cumplen las normas “no hay antecedentes ni nacionales ni regionales sobre daños”.

El concejal Cardozo preguntó respecto a los pasos para la habilitación de los equipos para aquellos que fabrican y en tal sentido se consignó que “es un tema sencillo, se presenta ante el organismo como Iram y se genera ensayo y certificación”. En tanto y con respecto a su instalación, ejemplificó que en la ciudad autónoma de Buenos Aires hay un registro de instaladores, de idóneos en el tema, mediante un curso previo.

Por otra parte Jäger mencionó que “cada fábrica tiene un código de normas de instalación”, donde entre otros aspectos se indica la instalación de cartelería de ambos lados.

Ante una consulta de la edila Pellegrini sobre casos de fallecidos, consignó Valls que los dos casos, en Mar del Plata y en Córdoba “no eran instalaciones legales, eran fraudulentas”.

Otros temas

Posteriormente los concejales y las edilas analizaron otros temas, entre ellos diferentes requerimientos de excepciones, entre ellos vinculados a edificios catalogados como de valor patrimonial, en pasaje Alvárez al 1500 y en avenida Pellegrini al 300, entre otros.

Recibió en tanto despacho un pedido de articulación en relación a una construcción en Mitre al 1800.

Por su parte y respecto a la solicitud ante irregularidades de un inmueble en Juan B. Justo al 1500, la concejala Gigliani explicó que suma diversas transgresiones como por ejemplo, en las escaleras, “tres pisos de más y clausuras no respetadas” por lo que planteó  que “no se le otorgue nunca el final de obra”.

El edil Blanco marcó que además de las transgresiones al Reglamento de Edificación también incumple con el Código Urbano.

A su turno la concejala Pellegrini  consideró que debía denegarse. Se acordó una resolución denegatoria y la notificación al respecto al particular y al Departamento Ejecutivo.

Quedó también en estudio el proyecto de los ediles López Molina y Blanco, con relación al barrio Inglés y el del concejal Rosselló sobre cocheras sobre carriles exclusivos.

Se acordó en tanto invitar para la reunión del próximo lunes a la secretaria de Planeamiento municipal.

Con relación a la “manzana del cementerio” -avenidas Francia y Pellegrini y calle Suipacha- se explicó que en la reunión de Labor Parlamentaria se acordó que en las reuniones con los vecinos y el Departamento Ejecutivo participara por el Concejo, su presidenta, María Eugenia Schmuck.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend